Rate this post

El 6 de diciembre es un día especial en los hogares alemanes. Niños y adultos corren a la puerta de sus casas para revisar sus zapatos: habrá pasado por allí Nikolaus? (San Nicolás, en español). Si buscamos una imagen de Nikolaus, nos lo encontraremos con un gran parecido físico a Papá Noel, quien también nos obsequia el día de Navidad. Pero entonces, quién es Nikolaus, cómo se celebra este día en Alemania y cómo lo diferenciamos de Papá Noel? Una información muy valiosa para transmitir a los más pequeños de la casa si estáis viviendo en Alemania, Suiza o Austria.

Unsplash

En el día de San Nicolás se venera la figura de Nikolaus von Myra (ciudad situada en la actual Turquía), un santo bastante reconocido en el cristianismo y patrón de países como Rusia y Ucrania, de los marineros y de los niños. Todos ellos coinciden en la bondad, generosidad y honestidad de San Nicolás.

Hay diferentes leyendas que refuerzan estos valores:

1.- Donación de pepitas de oro

Una de las más conocidas. Recuerda la historia de un hombre pobre y sus 3 hijas que, debido a sus escasos recursos económicos no podía casarlas debidamente por falta de dote así que se vio obligado a convertirlas en prostitutas. Fue entonces cuando San Nicolás llevó a las 3 mujeres pepitas de oro cada noche hasta que reunieron el dinero suficiente para casarse.

2.- Una tormenta en el mar

Cuenta la leyenda que un grupo de marineros envueltos en una fuerte tormenta en alta mar invocaron a San Nicolás para que los rescatase. Al momento, apareció a bordo un hombre con una fuerza sobrenatural que tomó el timón y redirigió la embarcación hacia el puerto, llevando a los marineros sanos y salvos a tierra firme. Gracias a esta hazaña, San Nicolás sigue considerándose el patrón de los marineros.

3.- El milagro del grano

En la ciudad natal de San Nicolás, Myra, la población estaba pasando mucha hambre a causa de la sequía. Uno de esos días, pasó por allí un barco cargado de grano con destino al emperador de Roma. San Nicolás habló con la embarcación para que repartiera el grano entre la gente hambrienta. Aunque, en un principio el capitán se negó rotundamente, San Nicolás consiguió convencerlo. Gracias a las oraciones de San Nicolás, el capitán observó al llegar a Roma que el barco llevaba su carga al completo, a pesar de la donación en Myra. Un milagro de San Nicolas!

Unsplash
  • Celebración de Nikolaus en Alemania

Aunque es un día laboral, el 6 de diciembre es una de las tradiciones pre-navideñas más esperadas por los niños/as en Alemania, Suiza y Austria.

La costumbre en la víspera de Nikolaus es de poner las botas en la puerta de casa y despertarse con las botas llenas de pequeños regalos, chocolates, mandarinas o nueces. Se reconoce así a Nicolás como portador de obsequios: su caridad.

Esta tradición es muy frecuente en la región alpina de habla alemana (Alemania, Suiza y Austria) y deriva de la costumbre de colocar barquitos de papel para que el santo colocara allí regalos. Tradición que se remonta al siglo XV y que recibe el nombre de “Schiffchensetzen”.

Unsplash

Posteriormente, los barquitos se sustituyeron por botas o calcetines y recuerda la leyenda de las 3 mujeres solteras, a quien San Nicolás obsequió con pepitas de oro cada noche.

Durante la Reforma Protestante iniciada en Alemania por Martín Lutero en el siglo XVI, se rechazó la veneración de San Nicolás y la entrega de regalos durante este día. El objetivo era trasladar esta costumbre al 25 de diciembre, nacimiento del Niño Jesús. Y esto es lo que sucedió posteriormente en muchos países. En otros, como los Países Bajos, siguen entregándose los regalos el día de San Nicolás.

A partir del siglo XVI, la tradición integró a un acompañante de San Nicolás: Knecht Ruprecht también conocido como Krampus, Pelzmärtl, Sünnerklas, Klaubauf o Hans Muff según la región). En un principio, era figura para asustar a los niños y motivarles a ser más piadosos. Con el paso del tiempo, su función cambió y es el encargado de cargar con el saco lleno de regalos de Nikolaus.

  • El árbol de Klausen
Unsplash

Su nombre hace referencia a San Nicolás (Nikolaus) y es un motivo decorativo durante el período pre-navideño e, incluso en algunos lugares, sustituye al árbol de Navidad o a la corona de Adviento.

Es un candelabro piramidal entrelazado con follaje de abeto. En la parte superior, el árbol de Klausen se decora con una vela.

  • Nikolaus vs Papá Noel

Aunque su barba blanca, su abrigo rojo y su saco de yute nos inviten a creer que representan lo mismo, en realidad, no es así.

Los americanos heredaron la costumbre de “Sinterklaas” de los emigrantes holandeses que llegaron a estas tierras en el siglo XVII. Con el tiempo, “Sinterklaas” acabó llamándose allí Santa Claus, figura que la industria publicitaria ha catapultado desde principios del siglo XX.

Unsplash

Fue en 1931 cuando Haddon Sundblom, inventó para la empresa Coca Cola una figura carismática para su campaña publicitaria. Desde entonces, Santa Claus es parte esencial de la tradición navideña en todo el mundo y a quien le abrimos las puertas de nuestras casas (balcones y chimeneas) cada madrugada del 25 de diciembre.

La presencia de Papá Noel ha relegado la figura de San Nicolás a un segundo plano, aunque en algunos países de Europa Central (como Alemania o Suiza) permanecen con la ilusión de encontrarse con algún regalo en sus botas cada 6 de diciembre.