Rate this post

La mujer embarazada en Alemania dispone de la libertad de elegir dónde va a dar a luz a su bebé. Las opciones existentes son la asistencia de partos en hospitales (Krankenhaus, en alemán), casas de parto (Geburtshaus, en alemán) y partos en el domicilio particular (Hausgeburt, en alemán). Pero, cuáles son las principales diferencias entre estas opciones? Pueden todas las mujeres elegir, independientemente de cómo haya transcurrido el embarazo? Qué se debe tener en cuenta?

Elegir el lugar donde dar a luz a tu bebé supondría una pregunta demasiado obvia en España, donde sólo un 0,32% de los nacimientos se produjeron en el domicilio particular de la embarazada en 2017, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Una opción que se ha reducido considerablemente si tenemos en cuenta que la cifra de nacimientos en casas particulares en 1980 oscilaba en un 16,9%. La mayoría de todos estos partos son asistidos por personal sanitario. 

Imagen: Aditya Romansa, Unsplash

Un estudio de la Ben Gurion University del Negev y el Soroka Medical Center (Israel) concluye que “las mujeres que dan a luz fuera del hospital tienen 3 veces más de probabilidades de desarrollar complicaciones y de mortalidad perinatal”.

En Alemania, no discuten esta afirmación puesto que una mujer que desee un parto a domicilio asistido por una matrona debe de reunir una serie de condiciones que no supongan un peligro para su vida y la de su bebé. Por tanto, quedan exentas de un parto a domicilio aquellas embarazadas que presenten las siguientes complicaciones:

  • Dificultades en el embarazo tales como diabetes gestacional
  • La posición del bebé en el vientre materno obliga a realizar una cesárea
  • Detección de problemas cardiovasculares en el bebé

Si durante el parto, las condiciones físicas de la mujer impiden finalizar el proceso o existen complicaciones que hacen el uso obligatorio de material quirúrgico, la mujer sería trasladada urgentemente al hospital para dar a luz al bebé. Esto supone un riesgo bastante importante puesto que el tiempo que se pierde en el transporte de la embarazada puede complicar todavía más el alumbramiento.

Muchas embarazadas valoran la intimidad de su propio hogar así como también vivir un parto completamente natural y alumbrar a su bebé en casa es la opción adecuada para ellas. Para ello, la mujer deberá contactar una Hebamme que realice este servicio desde las primeras semanas de embarazo. Aquí encontrarás más información sobre cómo encontrar una matrona en Alemania.

Imagen: Jonathan Borba, Unsplash

Otra de las opciones existentes en Alemania es dar a luz en una casa de partos. El alumbramiento será asistido por una matrona y tampoco se utilizará ningún tipo de material quirúrgico ni medicamentos. Los requisitos para parir en una casa de partos son los mismos que en el parto en el domicilio. Si durante el proceso del parto, la mujer o el bebé presentan complicaciones, se trasladará a la embarazada al hospital.

Si, por el contrario, el parto finaliza con éxito, la mujer y el bebé serán trasladados a su domicilio particular, iniciándose los cuidados de la cuarentena por parte de la matrona. Esta es una opción para aquellas mujeres que valoren un ambiente más familiar y un parto natural.

Dar a luz en el hospital sería la última opción existente y la más segura ante posibles complicaciones. El uso de la medicina y materiales quirúrgicos son parte del proceso de parto en el hospital. El alumbramiento es asistido mínimo por una matrona, un ginecólogo, un enfermero y un anestesista. En caso de cesárea, el número de profesionales médicos aumentaría.

Un aspecto importante a la hora de escoger el hospital es si cuenta con un unidad de cuidados intensivos para neonatos ya que si, el parto presentara complicaciones y el bebé naciera con dificultades que no pudieran ser atendidas en un hospital sin este área, el bebé sería trasladado a un hospital con unidad de cuidados intensivos (Kinderklinik, en alemán). Esta fue la razón principal por la que yo me decanté en escoger un Kinderklinik ya que si hubieran complicaciones mi bebé y yo permaneceríamos, al menos, en el mismo hospital.

La estancia en el hospital en Alemania en partos vaginales suelen rondar los 3 días y en 5 aquellos intervenidos por una cesárea (Kaiserschnitt, en alemán). No obstante, existe también la posibilidad de coger el alta voluntaria y marcharte a casa el mismo día del parto (ambulante Geburt, en alemán), si los médicos lo consideran adecuado según las condiciones que presente el bebé y la mamá. De ser así, se le informaría a tu matrona y se empezaría inmediatamente con los cuidados de la cuarentena en casa.

Imagen: Christian Bowen, Unsplash

El primer reconocimiento médico (U1) que se le realiza al bebé pocas horas después del parto no sería ningún problema para estos partos ambulantes ya que la mamá y el bebé no abandonarían el hospital inmediatamente si no pasadas unas horas. Sin embargo, el segundo reconocimiento médico (U2) se realiza entre el tercero y el décimo día después del nacimiento. Así que, los bebés de las madres que quedan ingresadas tras el parto recibirán este reconocimiento antes de abandonar el hospital. En cambio, para aquellas que hayan dado a luz en casa, en una casa de partos o hayan elegido un parto ambulante deberán buscar por su cuenta un pediatra que realice este reconocimiento al recién nacido.

Como vemos, existen estas diferentes opciones que deben adecuarse al desarrollo del embarazo, al posicionamiento del bebé y también a los valores y deseos de la mujer. Alemania pone a disposición estas posibilidades pero, asimismo, informando sobre los riesgos de cada opción. El parto supone el final de una etapa, de un modo de vida y del comienzo de una nueva aventura. Sin duda, un día especial e inolvidable para todos los padres y elegir el lugar dónde va a ser llevado a cabo es una decisión de vital importancia.