5/5 - (1 voto)

Para nuestras primeras vacaciones de verano siendo 3 teníamos una idea un tanto “arriesgada”, teniendo en cuenta la edad de nuestra hija (2 años). Un road trip en toda regla en los que recorrimos los más de 3.000 km (ida y vuelta) que separan St Gallen (Suiza) de Alzira (España). Estáis pensando también hacer un viaje largo en coche con niños? En este post te cuento nuestra experiencia y te doy un algunos consejos que cargar en el maletero!

Avignon, Francia

Disponíamos del tiempo suficiente para lanzarnos a la aventura de un road trip de tantos kilómetros (3 semanas). Esto, además de darnos la tranquilidad necesaria para coger el coche, nos permitió saborear cada una de las paradas que escogimos, disfrutar del tiempo en familia, descubrir lugares nuevos y hacer actividades que nos divirtieran a todos.

Así que dividimos nuestras vacaciones en 4 bloques: el road trip de ida, días de campo con la familia, una semana en la playa los 3 y el viaje de vuelta.

Nosotras en Sitges
  • Road trip de ida

Tardamos 5 días en llegar a nuestro destino porque decidimos pernoctar siempre 2 noches en las dos paradas oficiales: Aviñón (Francia) y Sitges (España). Antes de abandonar la Provenza francesa, nos adentramos en los campos de lavanda típicos de la región.

Nota: si vais a Aviñón, os recomiendo hospedaros en un Airbnb o hotel en el centro histórico (dentro del perímetro amurallado) y no en la periferia. A las afueras no me sentí muy segura.

La bahía de Cullera al amanecer
  • Destino: días de campo y playa

Disfrutamos de unos días en el campo con mi familia en Alzira (mi pueblo). Es el chute de energía necesario para afrontar los meses posteriores en el extranjero. La semana siguiente pasamos una semana frente al mar, jugando en la arena, saltando en la piscina, disfrutando del cielo de los amaneceres y atardeceres que se reflejaban en el mar Mediterráneo.

Además, realizamos diferentes actividades para todos los públicos: un día navegando en alta mar, otro tirándonos por los toboganes de un parque acuático, andar por el paseo marítimo, saborear la gastronomía valenciana, disfrutar del calor y la espontaneidad de nuestra gente. Fueron 14 días magníficos.

Gerona, España
  • Road trip de vuelta

Seguimos el mismo patrón que en la ida pasando 2 días en las ciudades que escogimos como paradas del camino: Gerona y Annecy.

Nota: después de nuestra experiencia, incrementaremos nuestro Budget en nuestras próximas visitas a Francia para ahorrarnos la decepción en la calidad, el servicio y la limpieza de los hoteles de gama media.

Viajamos con una sonrisa permanente el día de vuelta a casa, repasando todo lo que habíamos vivido (y aprendido) en esta aventura. La organización y los 10 consejos que os dejo a continuación fueron claves para convencernos de que repetiremos un road trip, seguro!

Un campo de lavanda en la provenza francesa

1.- El tiempo del viaje: de esto dependerá todo lo demás (la ruta, las paradas). En el road trip tiene que reinar la calma: en un viaje largo en coche y con niños el plan inicial puede verse alterado por muchos factores.

Como os contaba antes, escogimos permanecer 2 días en las ciudades-parada para que nuestra niña descansara del viaje en coche y pudiéramos hacer otras actividades.

Además, planeamos el día de vuelta a casa dos días antes de volver a la rutina para que la adaptación al nuevo entorno fuera paulatina.

Nuestro hotel en Sitges, una antigua casa colonial

2.- La elección de las paradas y de los hoteles: a nosotros nos encanta visitar ciudades intercalando las atracciones culturales y el relax. De este modo, para nosotros es esencial hospedarnos en un lugar céntrico para movernos con facilidad.

3.- Cálculo del budget del viaje: aunque los precios de los vuelos se disparen en temporada alta, suele resultar más barato que un road trip. No es el mismo nivel de aventura pero el precio del combustible, el pago de peajes, los hoteles en las diferentes paradas y las comidas y cenas en restaurantes (+ cualquier imprevisto que se presente), las entradas a atracciones turísticas, etc son gastos que no tendríamos volando directamente al destino final.

Lago de Annecy, con los Alpes de fondo

4.- Armar 2 maletas diferentes en las que separemos la ropa del viaje de ida y la del destino final. Allí será bastante eficiente encontrar una lavandería para poder reusar la ropa y no llevar tanto equipaje.

5.- Viajar con el cochecito y mochila porta-bebé: nosotros tenemos un carrito de bebé de viaje super cómodo: al plegarse tiene la dimensión de una maleta de mano, es muy ligero y confortable para nuestra hija. Si todavía podéis cargar a vuestro hijo en una mochila lo consideraría como una opción genial para lugares con muchas escaleras (y para aligerar el paso, también).

6.- Tener suficiente agua y comida para todos en el coche: los viajes son largos y nos podemos encontrar con cualquier imprevisto en la carretera.

Primer día de playa con su camiseta de protección solar

7.- Traer juegos (y pantallas, si lo permitís) para entretener a los niños durante el viaje en coche.

8.- Llevar consigo un botiquín con los medicamentos básicos para la fiebre y mareos, tiritas, spray antimosquito o mosquiteras para el cochecito, termómetro, crema solar, gafas de sol, gorras, camisetas de protección solar, etc.

9.- Llevar la documentación necesaria para toda la familia: DNI, tarjeta sanitaria europea, carnet de la mutua privada, etc.

10.- El día de vuelta a casa, realizad una compra básica en un supermercado para los primeros días. Seguramente dejásteis el frigorífico y la despensa a cero antes de iniciar la aventura!

Añadiríais algún punto más? Os leo!